JOSÉ FERNANDO
UNA VIDA ENTRE VUELOS

José dedica su vida al estudio, conservación y avistamiento de las aves del Suroeste Antioqueño.

Jardín/Antioquia

José Fernando Castaño nació en Jardín, Antioquia, en el seno de una familia caficultora y desde pequeño sintió afinidad por los animales, compartiendo su ambiente rural con perros, vacas y caballos.

Su motivación por las aves lo llevó a ser guardaparque voluntario del PNN Tayrona y miembro de la Sociedad Antioqueña de Ornitología –SAO-.  

En el año 2000, junto a su amigo Gustavo Suárez y al ingeniero forestal, Juan Lázaro Toro, encotraron un grupo de aves sobrevolando y forrajeando en un área de conservación entre Jardín y Támesis, se trataba del Loro Orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis), una de las aves más amenazados de América y también dos nidos activos en troncos muertos de Palma de Cera (Ceroxylon quindiuense), especie también amenazada. Fue así como se inició el capítulo más fascinante de su vida: estudiar las aves, proteger sus ecosistemas y mostrar el Suroeste Antioqueño y muchas otras regiones del país a observadores y fotógrafos de aves de todo el mundo.

El capítulo más fascinante de su vida

En el año 2001 se vinculó al proyecto “Estudio y conservación del Loro Orejiamarillo” y ese mismo año junto a sus colegas del proyecto crearon la Fundación Proaves, de la cual fue miembro de su junta directiva por 8 años.  José destaca tres logros del proyecto Loro Orejiamarillo, el primero, detener el uso de la Palma de Cera, árbol nacional de Colombia y única especie donde anida este loro en la región, para la celebración del domingo de ramos, no solo a nivel local, sino a nivel nacional. Otro logro significativo fue despertar el interés de los propietarios privados de bosques en la conservación de esta especie, lo que los motivó a convertirlos en reservas naturales de la sociedad civil. Y otro logro trascendental fue la sensibilización de varias generaciones de niños y jóvenes que tuvieron la fortuna de conocer y aprender a conservar estas especies y muchas otras exclusivas de las exuberantes montañas del Suroeste Antioqueño.

Durante su estadía en Proaves fue entrenado como anillador de aves y apoyó dos estaciones de monitoreo en Colombia. También participó en la Expedición al páramo del Sol en 2004 con el objetivo de redescubrir el Colibrí del Sol (Coeligena orina) y coordinó el Nodo de Reservas Naturales de la Sociedad Civil en Jardín, cuyos integrantes fueron personas claves en la conservación y el conocimiento de la biodiversidad a nivel local.

Todo este proceso se vio reflejado en la reforma que se le hizo al escudo de Jardín, en el cual se incluyó una flor endémica del municipio, descubierta por el biólogo jardineño Orlando Marulanda, la Passiflora jardinensis; un árbol, el Magnolio jardinensis (uno se encuentra sembrado en el parque) y el Loro Orejiamarillo. 

Lo que tenemos acá es muy especial, es una gran riqueza que no hemos sabido valorar…

En Jardín se inició como guía de observadores de aves y desde ahí, su pasión por las aves y sus hábitats, lo ha llevado a recorrer 30 departamentos de Colombia, faltándole solo Arauca y Caquetá. Ha conocido colombianas y colombianos inspiradores, llenos de compromiso por la conservación y por hacer de este un país con muchos motivos para recorrer, disfrutar y conservar : “Lo que tenemos acá es muy especial, es una gran riqueza que no hemos sabido valorar. Uno necesita pellizcarse un poquito, o salir, o pasar crisis o vivir situaciones adversas para despertar. Tenemos clima, tenemos suelo, tenemos biodiversidad, tenemos una zona hermosa paisajísticamente”.

Cuando la Seccional Suroeste de la Universidad de Antioquia abrió el programa de biología, José acudió al llamado para cumplir su propósito de ser biólogo, también es guía turístico profesional del SENA. 

En 2017 participó como guía y sonidista en la preproducción y rodaje del documental “The Birders”, una iniciativa de Procolombia para promover el país como destino de avisturistas a nivel internacional.

“Nuestro Café, Nuestras Aves”

Actualmente, José hace parte del equipo del proyecto piloto “Nuestro Café, Nuestras Aves”, que se desarrolla entre Colombia, Costa Rica y Nicaragua, una iniciativa del laboratorio de ornitología de la Universidad de Cornell y la ONG Selva Colombia para el programa AAA de Nespresso.

Acostumbra caminar por su vereda, visitar familiares y amigos y disfrutar de la avifauna de su región identificando todas las aves que pueda observar y oír.  Adicionalmente, en la fotografía de naturaleza ha encontrado la posibilidad de capturar momentos y las especies que se deben conocer y conservar.

Recuerda las épocas del conflicto armado y aunque en el Suroeste Antioqueño no se vivió tan fuerte como en otras zonas del departamento o Colombia, estaban limitados los desplazamientos, la gente no iba a las fincas, a las reservas, la gente se cohibía por las presiones, por el temor. Pasó esa época difícil y despertó el entusiasmo por mostrar la cara bonita de la caficultura, de la biodiversidad, de los emprendimientos y ahora viene la otra amenaza que es la minería a gran escala: “no hay forma de extraer el subsuelo sin destruir lo que hay sobre él”.

CONTÁCTANOS

José Fernando Castaño
andigenatours@gmail.com
Jardín/ Antioquia
 @_josecastano

“TENEMOS CLIMA, TENEMOS SUELO, TENEMOS BIODIVERSIDAD, TENEMOS UNA ZONA HERMOSA PAISAJÍSTICAMENTE”

¿TIENES UN PROYECTO REGENERATIVO?

SOMOS RED DE REGENERADORES – SUROESTE ANTIOQUEÑO | contacto@visionsuroeste.com | Todos los derechos reservados © Visión Suoreste – 2020